Los hogares españoles prefieren vino con DO

Fuente: laprensadelrioja.com

Según el MAPA y el OeMv, las compras de vino con DOP en alimentación crecieron por encima del 10% en el primer trimestre de 2020 y gana cuota como el más adquirido en valor con el 63% de la inversión total en vino realizada por los hogares españoles pero no compensa la pérdida en hostelería.

Según los datos del panel de alimentación publicados recientemente por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y analizados por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv), el valor de las compras de vino en el canal de alimentación español creció un 1,9% en el primer trimestre de 2020, hasta alcanzar los 241 millones de euros, 4,5 millones más que en el mismo periodo de 2019.

El volumen adquirido, incluyendo apenas 15 días de confinamiento y el consiguiente aumento de compras en el canal, cayó un leve 1,7% hasta los 85,2 millones de litros (-1,4 millones), con un precio medio que subió un 3,6% hasta los 2,83 €/litro (+10 céntimos).

Hay que recordar que alimentación es solo uno de los canales de consumo de vino en España y que los datos analizados en el presente informe no incluyen, por tanto, las cifras de HoReCa (hostelería), así como de un tercer canal que incluiría las compras de vino online, las compras directas a bodegas, autoconsumos, catering y establecimientos temporales, actividades relacionadas con el enoturismo, etcétera.

Evolución del consumo durante el confinamiento

Según el MAPA en el mes de marzo se produjo un incremento en valor y volumen, coincidiendo con la entrada en vigor del estado de alarma en España como consecuencia de la pandemia del coronavirus. Pese a que el crecimiento de marzo no fue demasiado elevado, los datos del MAPA sobre consumo en alimentación publicados semanalmente muestran un aumento de las compras de vino cada vez mayor, conforme avanzaba el periodo de confinamiento debido a la pandemia. Tras crecer de forma moderada en marzo, las compras de vino y derivados en este canal se dispararon en abril y mayo, con subidas algo más suaves desde que comenzó la desescalada.

Por otra parte, según el seguimiento realizado por Nielsen y cuyos datos públicos están disponibles hasta el mes de junio de 2020, el OeMv señala que las compras de vino (tranquilo y espumoso) aumentaron un excelente 18,9% en dicho mes, suavizándose no obstante respecto a las muy fuertes subidas de los dos meses precedentes, que fueron del 32% en abril y del 37,8% en mayo. Esta subida fue inferior a la registrada por las cervezas (+32%). Tanto vinos como cervezas crecieron por encima de las espirituosas y más que la media de la alimentación española.

El vino con DO, el más demandado también en volumen

Volviendo a los datos del MAPA para el primer trimestre de 2020, el vino tranquilo con Denominación de Origen Protegida (DOP) se convirtió en el más adquirido en la alimentación española tras crecer un 11,3% hasta los 37,4 millones de litros (44% del total), superando al vino tranquilo sin DOP ni IGP, cuyas compras bajaron un 3% hasta los 36,2 millones (42,5% del total). El DOP consolida su liderato en valor al ser, al igual que en volumen, el único que creció respecto al primer trimestre de 2019, un 10% hasta los 151,6 millones de euros (63% del valor total). Lejos aparece el vino tranquilo sin DOP ni IGP, con 47,8 millones de euros (-4,8%), algo menos del 20%. Ambos bajaron ligeramente de precio: el DOP pasa de 4,09 a 4,05 €/litro, y el vino sin indicación, de 1,35 a 1,32 €. El resto de categorías subió de precio.

Por otra parte, las compras de cavas y espumosos con DOP se situaron en los 4,1 millones de litros y en los 19,5 millones de euros, cifras ligeramente inferiores a las del primer trimestre de 2019 tras un mal mes de marzo, con un precio medio algo mayor (de 4,75 a 4,78 €/litro).

Tras crecer notablemente en 2019, las compras de vino con Indicación Geográfica Protegida (IGP), o vino de la Tierra, cayeron en torno al 40% en volumen y al 30% en valor, hasta los 4,4 millones de litros y los 11 millones de euros, a un precio medio que subió por encima del 20%, hasta los 2,52 €/litro. Según los datos del panel de consumo alimentario del MAPA, el vino de aguja registró pérdidas que rondaron el 60%, hasta los 0,4 millones de litros y los 1,1 millones de euros, a un precio un 10,6% superior (de 2,79 a 3,09 €/litro). El vino de licor cayó de forma mucho más leve, hasta los 2,7 millones de litros (-6,2%) y los 9,9 millones de euros (-2%), a un precio que pasa de 3,50 a 3,66 €/litro. Un buen mes de marzo suavizó su caída trimestral.

Por último, el consumo de bebidas con vino (incluyen sangría, tinto de verano y vermut) cayó un 7% en volumen hasta los 10,4 millones de litros, si bien un precio un 13% superior (de 1,97 a 2,22 €/litro) elevó un 5% su valor, hasta superar los 23 millones de euros.

Por color, los hogares españoles aumentaron sus compras de vinos con DOP tintos, blancos y rosados. Los tintos fueron los que menos crecieron, aunque siguen siendo los más demandados con 26,6 millones de litros (+6,3%) y 112,8 millones de euros (+7,8%), siendo el único de los tres que subió de precio (de 4,18 a 4,24 €/litro). El vino blanco con DOP creció un 24,6% en volumen hasta los 8,8 millones de litros, y un 20% en valor hasta superar los 33 millones de euros, a un precio que pasa de 3,90 a 3,76 €/litro. Destaca la enorme subida del blanco con DOP en el mes de marzo, superior al 40%. Por último, el rosado fue el vino con DOP que más creció en volumen (+31,7% hasta superar los 2 millones de litros), pero el que menos lo hizo en valor (+3,3% hasta los 5,7 millones de euros), al bajar su precio medio más del 20%, pasando de 3,52 a 2,76 €/litro.

El crecimiento en alimentación no compensa la pérdida en hostelería

En definitiva, explica el Observatorio Español del Mercado del Vino, el valor de las compras de vino en el canal de alimentación español creció en 4,5 millones de euros durante el primer trimestre de 2020 gracias al excelente inicio de año para los vinos con Denominación de Origen en todas sus categorías: tintos, blancos y rosados. El vino con DOP fue el único que creció respecto al mismo periodo de 2019 y gana cuota como el más adquirido en valor con el 63% de la inversión total en vino realizada por los hogares españoles, mientras que superan a los vinos tranquilos sin DOP ni IGP como los más adquiridos también en volumen. A nivel global, el trimestre cerró con un ligero descenso del consumo en términos de volumen.

El Observatorio Español del Mercado del Vino indica que durante los próximos meses estadísticos, que coinciden con el periodo de confinamiento a causa de la pandemia de coronavirus, se prevé que las compras de vino en el canal de alimentación crezcan mucho más, como ya confirman los datos semanales publicados por el propio Ministerio, que muestran enormes subidas en abril y mayo, así como los informes Market Trends de Nielsen, en ambos casos con los vinos creciendo notablemente, pero por debajo de las cervezas.

El OeMv recuerda en la publicación de este informe que este impulso de las compras de vino y otras bebidas en el canal de alimentación no compensa la fortísima pérdida sufrida en hostelería, así como en el consumo derivado de las actividades de enoturismo, a raíz de la pandemia. En este aspecto, los últimos datos del INFOVI para el mes de mayo, publicados por la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), muestran una estimación total de consumo de vino en España de 10,2 millones de hl en el interanual (12 meses) a dicho mes, cifra ya inferior (-3,7%) a la del mismo periodo del año anterior.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies