Ribera del Duero cuenta los meses para su primer Albillo con DO

Fuente: El Correo de Burgos

La apertura de Ribera del Duero a vinos blancos está hoy un poco más cerca. Una vez publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la Solicitud de Modificación del Pliego de Condiciones de Producto de la DO Ribera del Duero, comienza el periodo de alegaciones que abre la puerta a los Albillo. “Si todo va bien estará activo en un par de meses”, celebra el presidente del Consejo Regulador, Enrique Pascual, convencido de que merece la pena ampliar el portfolio con una variedad autóctona “que no hay que perder”.
La propuesta afecta de forma exclusiva a los vinos blancos obtenidos de la variedad Albillo Mayor. “Se pretende principalmente garantizar la pervivencia y asegurar un futuro a una variedad de uva autóctona única y diferenciada, la Albillo Mayor, que forma parte de la historia de esta Denominación de Origen”, argumentan desde el Consejo a sabiendas de que aunque es uva autóctona como el Tempranillo, hasta ahora su presencia solo se enfocaba como complemento y no como variedad preferente. “Es muy agradecida, tiene estructura y un toque de acidez muy interesante”, analiza Enrique Pascual al recordar que el Consejo Regulador lleva años trabajando en este proyecto. “Son procesos administrativos muy largos”, subraya.

Legítimos

Con la publicación en el BOE se da publicidad a la solicitud y se inicia el procedimiento de oposición nacional, según el cual, cualquier persona, física o jurídica, que esté establecida o resida legalmente en España, puede oponerse en el plazo de dos meses si ve sus intereses legítimos afectados. Se trata así del primer paso del procedimiento de modificación de un pliego de condiciones, tal y como establece la reglamentación europea y la normativa nacional, previo a la publicación de la decisión favorable de la Autoridad competente para su posterior envío a la Comisión Europea.
Aunque el número es minoritario (apenas un 9% de las 310 bodegas que forman la Denominación de Origen), treinta bodegas se han adelantado y elaboran desde hace años Albillo; eso sí, como vino de mesa o vino de Castilla y León.
Es el caso de Bodegas Valduero, una de las pioneras en apostar por este tipo de caldos. Según explica su enóloga, María José Sordo Tranque, en el pasado esta variedad autóctona no era muy apreciada porque “no era muy aromática” y no era fácil de trabajar. Sin embargo, tras años de experimentación e investigación, se ha descubierto que “estamos ante una variedad con enorme potencial”, con aromas de frutas de árbol del mediterráneo, que cuidándola y tratándola bien “da la cara”. En estos momentos, Bodegas Valduero produce unos 50.000 litros al año.

Un firme defensor del Albillo es Jorge Monzón de Bodegas Dominio del Águila. Su albillo ha sido distinguido por el propio Robert Parker como uno de los mejores blancos de España. Al no poder adherirse al marchamo Ribera, sale al mercado como vino de mesa español con un precio de 60 euros.

A esta treintena de bodegas que trabajan con Albillo –entre las que se encuentran Callejo o Dehesa de los Canónigos- se una ahora Arzuaga con Arzuaga Albillo 2007. “Es un vino muy particular y muy limitado –apenas 200 botellas- que llega al mercado con 93 meses de barrica de roble francés”, señala desde el departamento de Comunicación, Chencho Alonso, a sabiendas de que una de las ventajas de esta variedad es el largo envejecimiento que ofrece.
Grande
Desde el Consejo Regulador lo tienen claro: una vez consolidada la Denominación de Origen como una de las zonas vinícolas de referencia en vinos tintos, Ribera del Duero se completa con un blanco que está llamado a ser también grande. “Hemos estado años investigando y hemos querido ir despacio para estar seguros porque es una decisión que tomamos pero que debe mantenerse con garantías dentro de cincuenta años”, explicaba a este periódico hace unas semanas el director técnico del Consejo, Agustín Alonso.
Un argumento que comparte el director de la guía Peñín, Carlos González. En su última visita al Consejo Regulador animaba a la DO a abrirse a nuevas variedades con una mayor flexibilidad y lanzaba una recomendación: “Ribera no puede limitarse a un blanco joven, fresquito y agradable porque eso ya lo hay en otras zonas; tiene que diferenciarse y responder a la expectación que ha despertado este nuevo proyecto”.
Clarete
En la solicitud de Modificación del Pliego de Condiciones de Producto que ha presentado la Denominación de Origen Ribera del Duero figuran además otros aspectos técnicos como la utilización de la sinonimia `Rosado/Clarete´. “Antes por normativa de la Unión Europea no se podía poner `clarete´ pero ahora se ha vuelto a admitir y por eso lo incluimos”, explica el presidente del Consejo Regulador, Enrique Pascual, con la mirada puesta en otras cuestiones de la solicitud como la actualización de las características organolépticas de los distintos tipos de vinos o la participación de la variedad autorizada Garnacha Tinta hasta un 25% en la elaboración de Vinos Tintos.
La solicitud surge como consecuencia de la exigencia normativa para aplicar los nuevos procedimientos de control estipulados por las administraciones. Nuevos procedimientos que requieren el cambio del actual sistema de control para adaptarse al nuevo protocolo de actuación y gestión, basado en la Certificación de Producto. Todo ello con el reto de conseguir la acreditación ante la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) del Consejo Regulador como Organismo de Certificación de Producto en Ribera del Duero.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies