Nuevas subidas del vino meten presión a márgenes empresariales de las bodegas

Fuente: www.larioja.com

Madrid, 10 nov (EFE).- El vino a granel sin denominación de origen continúa su rally alcista debido al encarecimiento de la uva durante la última vendimia -muy corta a nivel europeo y global- y mete presión a las bodegas españolas, que tendrán que optar entre repercutir las subidas en la botella o estrechar sus márgenes.

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) recoge, en la semana del 30 de noviembre al 10 de noviembre, una subida del vino blanco sin denominación de origen ni IGP del 2,09 %, hasta 42,63 euros por hectolitro, mientras que el tinto común repunta el 0,55 % y se queda en 50,56 euros.

No hay variaciones para los vinos blancos con denominación de origen de Rueda ni Rioja, que se pagan a 138,61 y 154,43 euros por hectolitro, respectivamente, según los datos del Ministerio.

Los blancos comunes habían ganado un 7,02 % semanal del 12 al 29 de octubre y los tintos sin DO, un +5,27 %, mientras que siete días antes, las revalorizaciones fueron de entre el 1,71 y el 3,39 %.

En las denominaciones de origen, las bodegas han visto, de igual forma, cómo se disparaban sus costes de aprovisionamiento.

Tal y como han informado desde Barón de Ley -que gana 13,85 millones de euros hasta septiembre-, la meteorología ha provocado “reducciones significativas” en el volumen de uva durante la actual campaña 2017 y, en esta coyuntura, la bodega prevé un aumento de precio que afectará al coste medio del vino y, previsiblemente -reconocen- perjudicará sus márgenes durante los próximos meses.

Por otra parte, algunos consejos reguladores han realizado estos días balance de la vendimia recién finalizada, como la DO Catalunya.

Destaca que la añada 2017 se caracterizó por una materia prima excelente que debe permitir la obtención de vinos de gran calidad.

Esta denominación cerró la vendimia 2017 con una reducción de la producción de cerca de 9 millones de kilos (-17 %), informó esta semana su Consejo Regulador: mientras la vendimia del 2016 se situó en 53.426.923 kilos, este año se cierra con 44.474.325, especifican.

Las heladas de primavera en los extremos norte y sur y en las zonas más interiores de la DO y alguna granizada local, han contribuido, junto con la sequía, a esta reducción de la producción.

También el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero daba por cerrada la vendimia de 2017, que se ha saldado con 55 millones de kilos de uva “de excelente estado sanitario y de altísima calidad” -el 98 % de la variedad tempranillo- aunque ha sido la más reducida en los últimos 15 años, aseguran.

El resultado ha sido una producción de uva de excelente calidad, “con una sanidad inmaculada” que recuerda a la cosecha de 2005″ y que puede dar lugar a grandes vinos de guarda en Ribera del Duero.

Muchas novedades empresariales han protagonizado la semana.

Así, Hacienda y Viñedos Marqués del Atrio, propiedad de Changyu Pioneer Wine -principal grupo vinícola de China y cuarto del mundo, con más de 200.000 toneladas de vino producidas al año- continúa con su expansión tras la firma de un nuevo acuerdo estratégico con una planta de embotellado para aumentar su capacidad productiva en la DO Utiel Requena y en los vinos de la Tierra de Castilla, anuncian.

Actualmente Marqués del Atrio vende alrededor de 8 millones de botellas de vinos de la Tierra de Castilla y Denominación de Origen Utiel Requena, si bien, con este nuevo acuerdo, Marqués del Atrio podrá comercializar hasta 50 millones de botellas a medio plazo.

Matarromera nombraba a David de la Calle Armesto como director general para reforzar la estrategia de crecimiento, y la cavista catalana Juvé & Camps daba entrada a un nuevo inversor, después de que algunos accionistas del grupo decidieran dejar la firma, aunque la gestión se mantiene en la familia propietaria actual.

El mercado está muy atento a las decisiones que pueda adoptar Freixenet sobre su estructura accionarial y el sector vínico se prepara para encarar la campaña de Navidad, la más importante del año, con la incertidumbre para la industria catalana sobre cómo responderá la demanda a los acontecimientos políticos en Cataluña.