Las bodegas subterráneas de Aranda de Duero, un tesoro al alcance de todos

Si las iglesias de Santa María y San Juan constituyen uno de los principales atractivos turísticos de Aranda de Duero, su subsuelo esconde otro tesoro a tener en cuenta: siete kilómetros de bodegas subterráneas que en pleno casco antiguo de la ciudad, forman una tela de araña que nos recuerda que el vino fue el precursor del presente y futuro de esta tierra, hoy corazón de Ribera del Duero.

Su historia se remonta a los siglos XIV y XV, cuando Aranda se convirtió en uno de los principales productores de vino del norte de España, dando forma a una red de bodegas excavadas donde se realizaban las tareas de estrujado, prensado, trasiego y almacenado del vino. Aunque muchas ya no se conservan, el último estudio contabilizó 135, que se distribuyen por las calles Los Bodegones (8 bodegas); San Juan, Santo Cristo y Santa Ana (12 bodegas), la zona de Santa de Santa María (25 bodegas); Plaza del Trigo (15 bodegas); calles Isilla, Cascajar y Barrio Nuevo (52 bodegas); Plaza Mayor (3 bodegas) y calles Ricaposada y San Gregorio (20 bodegas). Están declaradas Bien de Interés Cultural y visitarlas es todo un lujo.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies